en
 
Emprendedores de Nicho
Juegos didácticos para niños con discapacidad
Financiamiento
Plan Integral de Estímulos para pymes
Internacionales
Europa: nuevas normas proteccionistas a pymes
11-06-18
  Red de mentores en distintos puntos del país
08-06-18
  Leche de almendras envasada en tetra
06-06-18
  Pymes con más visibilidad en góndolas de mercados
03-06-18
  Ventas minoristas pymes cayeron casi 5% en mayo
01-06-18
  Efecto dólar y tasas en indumentaria argentina
30-05-18
  Cuántos empleos generan las pymes porteñas
28-05-18
  Más heladerías artesanales en franquicias
23-05-18
  Financiamiento para proyectos de inversión
21-05-18
  Créditos para instalarse en parques industriales
18-05-18
  Muebles económicos confeccionados en cartón
 
Emprendimientos
San Telmo se convierte en polo gastronómico

El tradicional e histórico mercado de San Telmo, inaugurado en 1897, fue renovado hace menos de un año para adecuarse a los tiempos que corren, y ahora ofrece una propuesta gastronómica a precios accesibles y en un horario más extenso, para captar un público más amplio que los turistas y vecinos.

Para ello, se volcó a brindar sabores surtidos de todo tipo y cultura, con el objetivo de ser el único lugar en la ciudad de Buenos Aires que concentra todos los horizontes de la cocina internacional con el potencial de cualquier mercado europeo o de las principales ciudades del mundo.

La oferta culinaria incluye desde comida callejera suiza (Je Suis Raclette), falafel y shawarma de Medio Oriente (Chelvíe), crepes franceses (Un, Dos, Crêpes), cocina vietnamita (Saigón), tapas y tortillas españolas (De Lucía), y algunos negocios de cocina argentina, entre otros.

El mercado fue inaugurado hace 200 años en Bolivar y Carlos Calvo con el objetivo de abastecer de los víveres necesarios a la nueva ola de inmigrantes que llegaba a la ciudad desde el Viejo Continente.

El edificio conserva su estructura interna original, formada por vigas, arcos y columnas de metal con techos de chapa y vidrio. En el centro se alza una gran cúpula. El proyecto es de Juan Antonio Buschiazzo (1845-1917). En el año 2000, fue declarado Monumento Histórico Nacional.-