en
 
Ambientación y decoración
Comercio exterior
Empresas familiares
Entrepreneurship
Especialistas
Gestión de empresas
Informática
Marketing y publicidad
  Construyendo mejores marcas a través del "social listening"
  por Sarah Sherman (*)
  Empatía: cómo mejorar el talón de Aquiles de la experiencia del cliente
  por Gerardo Andreucci (*)
  Cuatro consejos para darse a conocer en Internet
  por Juan Santana (*)
  Claves para realizar una campaña efectiva en vía pública
  por Raúl López Rossi (*)
  Marcas, crisis y búsqueda del nuevo consumidor
  por Mariela Mociulsky (*)
Recursos humanos
 
Marketing y publicidad
Comunicación clara: la clave de las pymes
por María E. Gonzalo y Javier Dalponte Roibás (*)

Tan importante es saber qué decir, cómo saber cómo decirlo. En el mundo de hoy, poder lograr que tu emprendimiento y marca llegue a verse es la base de todo.

En el mercado hay mucha oferta, por eso hay que dar mensajes claros, no confundir y tampoco llenar de información a nuestro público.

Ser conciso, y práctico, ayuda mucho al lector a la hora de tomar una decisión, ya sea de compra, o, simplemente, la generación de empatía con nuestro mensaje.

La información que se brinda en las redes sociales puede ser un arma de doble filo si está mal usada o mostrada.

Por eso, los banners y mensajes publicados deben ser limpios, trasmitiendo la filosofía de nuestra marca pero sin generar perdida de atención. Como siempre: menos, es más.

A pesar de las diferencias estéticas que pueda haber entre una marca y otra, el mensaje siempre debe verse claro.

Siempre, antes de llenar las redes con información de la marca sin un orden o un objetivo adecuado, es preferible parar un minuto y evaluar cuáles son los propósitos que se quieren alcanzar.-

El conjunto de elementos que hará la diferenciación entre nuestra marca y todas las demás se denomina “identidad corporativa”. Es mucho más que elegir un lindo tipo de letra, o un color de fondo bello para el logotipo, para la página web o para el Facebook.

Específicamente en el mundo de las redes sociales, un diseño que comunique bien es clave, porque el usuario tiene una lluvia de información pero sólo 10 segundos para ver la marca: en ese tiempo hay que llamar su atención y hacer que la recuerde.

El uso de las imágenes, en este sentido, es fundamental: deben ser consistentes con los mensajes escritos y, a la vez, ágiles, dinámicas, entretenidas y claras.

Como se mencionó, el lector lidia con una cantidad gigantesca de contenidos, por lo que hay que saber destacarse en medio de semejante maraña.

Los tiempos cambian a ritmo de vértigo y la marca debe poder adaptarse a mundos y a soportes nuevos de manera constante, como lo hace el agua al adaptarse a cualquier recipiente.

Si se desarrolló una comunicación coherente y adecuada, no importará cuál sea el medio que emerja: siempre se tendrá la capacidad de llegar al público deseado.-



(*) Socios del Estudio Volando Bajito