en
 
Emprendedores sociales
Eco estufa con residuos orgánicos y ayuda solidaria
Encuesta exclusiva
Balance de un año que fue para el olvido
Emprendedores de Nicho
Variedad de hongos producidos ecológicamente
24-08-18
  Cafeterías con fórmula internacional propia
12-07-18
  Dólar más alto, inflación y su real impacto en Pymes
06-04-18
  La importancia del crédito productivo para pymes
07-03-18
  Docente que se transformó en empresaria exitosa
14-12-17
  Balance de un año contradictorio que se va
09-11-17
  Cómo es la nueva modalidad de trabajo en las oficinas
22-07-17
  Comidas listas para armar y preparar en casa
08-04-17
  Milo Lockett: artista emprendedor en expansión
15-02-17
  Diez claves para poder emprender con éxito
16-12-16
  Balance y planes de las pymes para el 2017
 
Emprendedores sociales
Eco estufa con residuos orgánicos y ayuda solidaria

Dos emprendedores bonaerenses crearon una estufa ecológica como solución de triple impacto a las familias vulnerables, al otorgar una fuente de calor segura y económica. Además, esta startup, nacida a mediados de 2016, se propone innovar y tener un impacto social y ambiental.

Pablo Durán, co fundador de EcoManos y estudiante de Ingeniería Aeronáutica e Ingeniería Industrial de la UTN, dialogó con Negocios y Pymes sobre esta iniciativa.

NyP-¿Cómo definiría hoy a EcoManos?
PD-EcoManos es una Startup de triple impacto (B) donde generamos innovaciones científico tecnológicas para resolver problemas de nuestra propia comunidad (conurbano bonaerense) y que luego resultan escalables a nivel global. Además de innovar y fabricar elementos útiles para tal fin, damos capacitaciones comunitarias y charlas de emprendedurismo. Inspiramos nuevas visiones empoderando a las personas para que generen su propio cambio positivo.

-¿Cómo nació la idea de crear este emprendimiento?
El primer desarrollo, la ecoEstufa modelo S, lo hicimos para ayudar a un comedor comunitario infantil de nuestro barrio (El Rincón, ubicado en José C. Paz) donde los chicos mientras almorzaban temblaban de frío. Y tuvimos en cuenta que hoy las enfermedades respiratorias generadas por falta de calefacción son la primera causa de muertes en niños pobres fuera de las congénitas.
Económicamente no había posibilidad de mantener una estufa eléctrica o a gas envasado, por lo que la ecoEstufa consume esos residuos orgánicos que se acumulan en las esquinas, como son ramitas de poda, cartones, hojas secas, etcétera. La construcción de esta primera ecoEstufa la hicimos dentro de un taller comunitario en la sociedad de fomento. Y luego los que participaron quisieron comprar una, ya que había resultado muy eficiente, económica y sobre todo porque con la compra nos ayudaban a crecer y tomar forma de emprendimiento de impacto social y ambiental.

-¿En qué año empezó y cómo lo crearon?
Esta primera acción fue en septiembre de 2016, donde ayudamos al comedor infantil El Lucero de Sol y Verde, luego de pasado ese verano, a mediados del 2017 empezamos a producir las primeras ecoEstufas modelo S para los conocidos que las querían para sus casas, surgió del boca a boca. También sumamos la realización de capacitaciones en distintos centros comunitarios del Conurbano donde mezclamos cupos con y sin cargo, según la posibilidad del participante. No contamos con inversión previa, cobrábamos por adelantado, con eso arrancamos.
Nos iniciamos con un mini taller artesanal en el quincho de mi casa y con herramientas tipo de hobby. Hoy estamos pasando de esa producción artesanal a una línea de producción seriada.

-¿En qué productos y servicios se especializan hoy?
Nos especializamos en el uso práctico de energías renovables, tanto para uso familiar como comunitario. Este primer producto, la ecoEstufa, utiliza la basura orgánica o biomasa disponible en el lugar para generar una solución de calor útil, eficiente, segura, sustentable y muy económica. El desarrollo de diferentes modelos, cuyas potencias y prestaciones cambian, nos permite calefaccionar hogares o ambientes de diferentes volúmenes y en distintos climas del país.
En algunos modelos, además de calefacción, maximizamos las funciones de cocina para alimentos y calentador de agua sanitaria para asearse. Por un pedido puntual del BID y la Fundación INVAP desarrollamos un modelo para la Patagonia donde la necesidad de uso es continua en casi la totalidad del año. Desarrollamos también los servicios asociados a la instalación y utilización de las ecoEstufas incluyendo e integrando a emprendedores sociales de diferentes regiones del país.
Por otro lado, las capacitaciones comunitarias tienen una visión integradora, por lo cual el primer módulo se basa en un desarrollo técnico del funcionamiento y diseño, y luego ya vamos al desarrollo práctico y construcción. Contamos con diferentes programas de capacitaciones, desde los talleres de un par de horas donde generamos un disparador sobre la transformación de nuestra visión hacia la basura y el poder que tenemos para transformar realidades, hasta capacitaciones que desarrollamos en varios días donde formamos formadores y multiplicadores sociales donde acompañamos la creación de micro-emprendimientos comunitarios.

-¿Tienen competencia? ¿En qué se diferencian respecto a otros emprendimientos similares?
Cabe destacar que inventamos la ecoEstufa para resolver una problemática propia donde no había soluciones disponibles, y que desde el diseño ya tuvimos en cuenta las condiciones y condicionantes del usuario y del entorno. En este momento las soluciones de calor que tienen las familias en situación vulnerable o son muy costosas o son muy riesgosas. No hay en el mercado un desarrollo para resolver esta problemática.
Por otro lado, viendo al mercado en su totalidad, si bien no tenemos competencia directa en cuanto a la utilización del tipo de combustible empleado (biomasa sin procesar), podemos identificar competidores que ofrecen estufas a leña o pellets para hogares de clase media a alta. Las estufas de la competencia en este segmento se basan en ofrecer confort mientras que nuestra visión es ofrecer una solución integral e inclusiva de calor, donde materializamos el triple impacto y acciones comunitarias.
Gracias a diferentes concursos que ganamos accedimos a pruebas de funcionamiento (con ingenieros de INVAP y CIEFAP en Bariloche) donde el rendimiento energético medido fue del orden del 80%, ubicando al diseño de la ecoEstufa dentro de las de mayor rendimiento en el mercado.

-¿Cuáles son sus pilares para posicionarse en el mercado?
El posicionamiento de nuestra propuesta es la de llevar salud y una mejor calidad de vida a todos los hogares, para esto cada modelo desarrollado tiene su mercado objetivo. El posicionamiento de la propuesta de nuestros competidores es la de llevar confort. Por lo tanto, nuestra ecoEstufa ocupa un nuevo lugar en el mercado y el desafío es comunicar adecuadamente nuestra propuesta de valor y sus ventajas. Tanto el desarrollo innovador como la clara intención y compromiso de cubrir una problemática social y medioambiental son el sello distintivo de nuestra empresa, más la inversión en capacitaciones y talleres comunitarios.
Por otro lado tenemos actualmente otras innovaciones relacionadas a energías renovables para clientes familiares como industriales, que nos dan una clara impronta de startup tecnológica con aplicación práctica sobre problemas cotidianos.

-¿Cómo comercializan sus productos? ¿A cuántos clientes y a qué tipo de puntos de venta llegan?
Para alcanzar a los distintos segmentos de clientes tenemos en cuenta los canales de venta directa online y offline, la venta a través de retail o cadenas de comercialización de línea marrón, sumando centros comunitarios y organizaciones sociales. De esta manera, y al tratarse de una innovación, reforzamos las características funcionales con los beneficios asociados con lo que implica apoyar un emprendimiento social. La selección de canales tercerizados nos exige encontrar los que valoren y difundan de forma diferenciada los productos y servicios cuyo ADN es el triple impacto. Aquí no solo hemos tenido conversaciones con comercios sino que avanzamos con centros comunitarios y organizaciones sociales capilares de todo el país.
Actualmente, estamos expandiendo tanto las áreas de producción como de comercialización. El último año hemos vendido ecoEstufas en forma directa a través de redes sociales con llegada a 5 provincias. Y generamos capacitaciones y charlas en dos provincias de la Patagonia, en varios municipios del conurbano bonaerense y en Ciudad de Buenos Aires.

-¿Cuáles serán sus próximos pasos en el negocio para seguir consolidándose?
Hoy la coyuntura representa una gran oportunidad para que la ecoEstufa sea elegida como la fuente de calor primaria de las familias. Del contexto macroeconómico se destacan los aumentos progresivos en las tarifas de servicios como la luz y el gas natural o envasado. Ellas provienen de energía fósil que progresivamente se está agotando en todo el mundo.
Por otro lado, la reciente devaluación del peso dificulta la competitividad de los productos importados. La inflación golpea fuertemente al bolsillo de los sectores sociales medios y bajos. Ya sea por ahorro en tarifas o por elección en el uso de energías renovables, nos posicionamos como una empresa líder. Estamos avanzando en la certificación como Empresa B y con distintos sellos de calidad y sustentabilidad energética.
A partir del reciente reconocimiento en los Premios Latinoamérica Verde y el contacto con especialistas del rubro provenientes de países vecinos, identificamos una gran oportunidad de expansión hacia los mercados latinoamericanos donde las problemáticas sociales, ambientales y económicas son similares a las nuestras. Hoy estamos avanzando con universidades y organizaciones sociales en tal sentido.

-¿Qué le recomendaría a un emprendedor para que se equivoque lo menos posible?
Las equivocaciones son un constante durante el proceso emprendedor, y la clave para no quedarse en el camino es estar totalmente alineado con el propósito que lo lleva a uno a emprender. De esta forma, uno se levanta y sigue, no porque el contratiempo sea pequeño o grande, sino porque lo que a uno lo inspira es mucho más grande. Emprender es un camino y si no disfrutas el día a día y solo se espera llegar a un gran logro para disfrutar, el camino se vuelve cuesta arriba y cada día más pesado.
Teniendo un propósito alineado con el equipo que emprende, es decir, el equipo debe tener la misma visión y valores. Es como ya tener el tanque lleno de combustible. Ahora cabe tener o buscar las cualidades técnicas y de gestión necesarias, es muy importante saber qué cualidades te faltan para lograr el objetivo y poner manos a la obra. La pasión hace que te levantes cada mañana con las ganas, las habilidades hacen que esquives los pozos más grandes del camino y un buen equipo (interno como externo) reduce los errores y aumentan las chances de éxito.
En nuestro caso particular, empezamos este proyecto para ayudar a unos niños del barrio, logrado eso todo lo demás que viene es un gran regalo y lo disfrutamos muchísimo, y cada día ponemos lo mejor para que más familias no pasen frío innecesariamente. Si te vas a dormir con esa felicidad de empujar cada día para generar un mundo más justo inspirando a tu alrededor, cada noche vas a tener una sonrisa y eso creo que es el éxito.
Dadas las posibilidades que hay hoy, es importante generar redes, capacitarse y entender que tanto la idea, el desarrollo como la implementación llevan mucho trabajo. Hay que estar dispuesto a realizar el mayor esfuerzo, los grandes logros siempre exigen grandes esfuerzos.-