en
 
Emprendedores sociales
Eco estufa con residuos orgánicos y ayuda solidaria
Encuesta exclusiva
Balance de un año que fue para el olvido
Emprendedores de Nicho
Variedad de hongos producidos ecológicamente
24-08-18
  Cafeterías con fórmula internacional propia
12-07-18
  Dólar más alto, inflación y su real impacto en Pymes
06-04-18
  La importancia del crédito productivo para pymes
07-03-18
  Docente que se transformó en empresaria exitosa
14-12-17
  Balance de un año contradictorio que se va
09-11-17
  Cómo es la nueva modalidad de trabajo en las oficinas
22-07-17
  Comidas listas para armar y preparar en casa
08-04-17
  Milo Lockett: artista emprendedor en expansión
15-02-17
  Diez claves para poder emprender con éxito
16-12-16
  Balance y planes de las pymes para el 2017
 
Encuesta exclusiva
Balance de un año que fue para el olvido

Esta edición de fin de año de Negocios y Pymes con el balance de los emprendedores del 2018 es muy particular y diferente a las anteriores.

El precio del dólar escaló alrededor del 100% y la inflación será una de las más altas de los últimos 18 años, al acumular casi 50% la suba de precios de la economía.

Con este panorama, el consumo se desplomó en los últimos meses en la mayoría de los canales, y termina un año sumamente negativo para las pequeñas y medianas empresas.

Se considera que se abandonó el gradualismo y llegó el ajuste “de golpe”, y el pesimismo es generalizado.

Este clima negativo llegó a tal nivel que, por primera vez en 13 años de que realizamos esta encuesta a las pymes, muchos emprendedores de reconocidas empresas se excusaron de participar. “No hay nada bueno para contar”, se disculpó uno de ellos.

Cabe recordar que hace doce meses había una esperanza que el 2018 iba a ser mejor que el 2017, con mayor crecimiento y expansión. Algo que, a las claras, no solo no sucedió, sino que se considera que fue peor.

Así, varios emprendedores de cadenas conocidas, incluso muchos de ellos amigos de Negocios y Pymes, prefirieron no participar para evitar exponer su dura realidad. Sobre todo, los datos negativos del segundo semestre.

Las preguntas que Negocios y Pymes les realizó a los emprendedores fueron: ¿Qué balance realiza del 2018 para su emprendimiento? ¿Qué aspectos buenos y malos tuvo y rescata? ¿Qué dificultades afrontó? ¿Qué espera para el 2019?

A continuación los testimonios:



-Gerardo Mociulsky, CEO de Eyelit
(Firma de ropa underwear masculina creada en 1963. Posee 2 plantas y 40 locales exclusivos)

Fue un año muy duro, con caídas de ventas del orden del 10%. El aspecto bueno que podemos destacar fue el crecimiento de franquicias de locales exclusivos, con 5 puntos de venta en 2018, y esperamos más.

Entre los puntos negativos, hubo varios: altísimo costo financiero, sumado a las dificultades en la cadena de pagos, alta presión impositiva y la inflación de costos con recesión. La suba del dólar e inflación impactó fuertemente en la caída de margen de ganancia, ya que se hizo difícil trasladar a precios. En resumen, por un lado había que stockearse para combatir la inflación, pero también resultaba difícil hacerlo por el alto costo financiero y la necesidad de liquidez de las empresas en un período de recesión y retraso en la cadena de pagos.

La fórmula para salir de este momento debería ser: bajar gastos de estructura, revisar presupuesto de ventas y mantener la liquidez y los stocks en niveles adecuados.

Para 2019, esperamos un año algo mejor pero aún con dificultades por la recesión que no se irá tan rápido.-



-María Dolores Olgado, socia gerente de Boleto Dorado
(Empresa de viajes y turismo creada en 2015. Cuenta con dos oficinas, una de ellas fue abierta en 2018 en Pilar (Buenos Aires))

Los primeros meses del año fueron excelentes, después la demanda de viajes, sobre todo al exterior, tuvo una baja significativa por el aumento tan marcado del dólar, pero desde hace un mes y medio empezaron nuevamente a levantar las ventas, justamente cuando el tipo de cambio logró una nueva estabilidad.

En lo que respecta a viajes y turismo, lo que siento es que estas crisis hacen que la gente esté cada vez más dispuesta a viajar y a aprovechar cuando tiene la oportunidad, por eso las promos que hay de cuotas o de una mejor tarifa tienen tanta repercusión. El Cyber Monday de hace unas semanas fue muy exitoso. La gente siente que si tiene la posibilidad de hacer el viaje, no lo quiere postergar porque mañana no sabe si lo va a poder hacer.

Respecto a las dificultades que se presentaron en el año, hay que estar atento a los números finos, y más que nunca ver la rentabilidad real de las ventas, porque hay una montaña de cosas para pagar.

Para 2019 nos dedicamos a estar capacitados, atentos a lo que la gente necesita, a ser proactivos en proponer, en comunicar, confiamos en el boca a boca y la recomendación. Y en diferenciarnos totalmente de las agencias de viajes que solo son páginas web, donde el pasajero no tiene servicio. Es decir, no podemos cambiar las realidades externas a la empresa, como que será un año electoral o que aumente el dólar, pero sí en cómo nos preparamos para atender a la gente.-



-Andrea Jatar, fundadora de la Olla
(Emprendimiento creado en 2014, especializado en la preparación de alimentación saludable)

Fue un año muy difícil de cumplir los objetivos de ventas por los vaivenes de la economía argentina. A pesar de ello, pudimos desarrollar nuestros servicios corporativos.

Lo bueno que podemos rescatar es que la crisis te obliga a ser más creativo y encontrar alternativas para seguir siendo sustentables, inclusivos y de triple impacto. De esta manera aterrizamos en el mercado corporativo, pues hoy día las grandes empresas están desarrollando sus áreas de sustentabilidad, en donde se pone foco en el valor de una empresa inclusiva que desarrolla el comercio local y produce cuidando el medio ambiente

Entre lo negativo, en las áreas de negocio en las que ya operábamos no logramos los objetivos esperados para este año. Se redujo notablemente la demanda del consumidor final. Para afrontarlo, estamos planificando una nueva línea de productos masivos para poder llegar con mejor alimentación a más personas, sin perder nuestro ADN sustentable.

Para 2019 esperamos que se vayan consolidando las expectativas de los mercados, porque mientras menos convulsionados estén, más confianza tienen las personas, que son, en definitiva, quienes eligen qué comprar. Sobre todo, se elige el mundo en que se quiere vivir: más cuidado y más inclusivo. Por eso lanzaremos al mercado productos más accesibles con la calidad que nos caracteriza.-



-Nicolás Peria, socio gerente de Gama Gourmet
(Nacido en 2011, este emprendimiento se dedica a brindar soluciones gastronómicas para empresas en Capital y Gran Buenos Aires)

En general, y dada la coyuntura actual, podemos decir que fue un buen año para nosotros. Todos sabemos que el rubro de la alimentación ha sido uno de los más castigados por la inflación.

En resumen, podríamos dividir el año en dos partes que fueron bien diferenciadas. Por un lado, tuvimos un primer semestre de mucho crecimiento y expansión del negocio, con la incorporación de nuevos e importantes clientes, además de un marcado aumento del volumen de producción y venta.

Por otro lado, luego de las devaluaciones ocurridas a partir de la segunda mitad de año -y en particular, debido a la última gran corrida cambiaria-, se produjo una inversión de la dinámica que traíamos. Esto ocasionó un pronunciado freno de la demanda general y, por supuesto, un incremento generalizado de costos que redujo notablemente la rentabilidad.

En resumen, lo bueno fue que pudimos ampliar el número de clientes actuales y afianzar lazos con aquellos que confían en nosotros desde nuestros inicios. Además, este crecimiento nos llevó a poder diversificar nuestros ingresos, lo que nos permite soportar con mayor fortaleza los vaivenes de la economía actual. Hoy estamos en dar servicios de viandas corporativas, gestión de comedores de empresas y kioscos corporativos.

Y el punto malo del 2018 fue, sin dudas, la marcada pérdida de rentabilidad debido a la devaluación e inflación.

En el primer semestre que fue el momento de mayor expansión, por ejemplo, entre enero y junio, aumentamos un 50% el volumen despachado para medianos y grandes clientes, lo que nos permitió equilibrar la baja rentabilidad que se produjo en la segunda mitad del año.

Con respecto a cómo logramos estos avances, los contactos, mayoritariamente, surgen por recomendaciones de nuestros clientes y por vía web.

Las dificultades, en este caso, son de dos tipos. En primera medida, son del tipo financiero, ya que estos desajustes económicos alargan los plazos de cobro, generando un mayor aumento de la morosidad y de los cheques rechazados. Y, en segunda medida, una dificultad asociada a los costos propios. La alimentación corporativa, que es nuestra actividad, tiene un porcentaje muy alto de costo de materia prima. Materia que es altamente sensible a la inflación.

Y, en nuestro caso, es imposible trasladar al precio final los aumentos, ya que trabajamos con contratos fijos que indexan cada tres, seis o doce meses según el caso. Por supuesto, esto nos genera desequilibrios económicos que debemos corregir constantemente para continuar creciendo.

Desafortunadamente, el año próximo va a ser muy complejo. Lo positivo es que lo sabemos de antemano y esto nos permite buscar estrategias para revertir esta situación. Dado el panorama actual, esperamos un año con alta inflación y menor rentabilidad que 2018. Pese a esto, confiamos en nuestra propuesta y el enorme trabajo diario que hacemos para seguir avanzando. Por eso, para este año, proyectamos aumentar un 15% nuestro volumen de ventas a través de la fidelización de nuevos clientes, además de impulsar una ligera recuperación en la demanda de los actuales clientes.-



-Sebastián García Marra, CEO de LESS Industries S.A.
(Nació en 2014 y se especializa en tecnología, redes de sensores para agricultura e industria. Tiene una oficina en Buenos Aires y otra en Australia)

En 2018 nuestro emprendimiento creció en ventas pero gracias a operaciones cerradas fuera del país. La actividad local fue muy negativa. La recesión se sintió fuerte, así como la baja en la actividad de innovación desde el sector público y de los subsidios tipo ANR y otros instrumentos que dejaron de existir.

Veo como positivo algunos incentivos que se plantean para el año próximo. Pero más que nada los aspectos destacables tienen que ver con posicionamiento fuera del país.

En concreto, no hubo expansiones. Estamos operando con clientes en Chile, Perú y, principalmente, Australia. Podemos establecernos en varios de esos países gracias a los programas de financiamiento locales, como en el caso de Chile y Australia.

Como principales dificultades, podemos mencionar que la inflación afectó a todos los costos de estructura interna. Y la recesión causada por la disparada del dólar implicó el congelamiento de proyectos que estaban por ejecutarse.

Para 2019, las proyecciones son poco ambiciosas, aunque esperamos que el año electoral y ciertas variables macroeconómicas hagan que algún sector del mercado, con un poco más de previsibilidad cambiaria y menos inflación, apueste a reactivar proyectos.-