en
 
Costos
Dólar más alto, inflación y su real impacto en Pymes
Financiamiento
La importancia del crédito productivo para pymes
Mujeres Emprendedoras
Docente que se transformó en empresaria exitosa
14-12-17
  Balance de un año contradictorio que se va
09-11-17
  Cómo es la nueva modalidad de trabajo en las oficinas
22-07-17
  Comidas listas para armar y preparar en casa
08-04-17
  Milo Lockett: artista emprendedor en expansión
15-02-17
  Diez claves para poder emprender con éxito
16-12-16
  Balance y planes de las pymes para el 2017
07-12-16
  Mayer:“Hoy las pymes son sobrevivientes, no está bien”
10-09-16
  Cómo es la actual "Argentina emprendedora"
19-06-16
  La historia de la valija revolucionaria argentina
11-04-16
  La importancia de los colores para ganar clientes
 
Costos
Dólar más alto, inflación y su real impacto en Pymes

En el primer semestre del 2018 el peso se devaluó frente al dólar en Argentina más de 50%, mientras que la inflación acumulada en el mismo período ronda el 15%, por lo que varias pequeñas y medianas empresas se preguntan cómo los puede llegar a impactar ambos factores.

En teoría, las pymes que más tendrán modificaciones en sus costos serán las que tienen alta dependencia en el funcionamiento de sus negocios de los insumos, componentes y productos provenientes del exterior.

Es decir, toda la cadena de producción y venta que trabaje fuertemente con ítems importados: industrias de todo tipo, comerciantes (ejemplo, electrodomésticos, perfumes, etc.) e importadores.

¿Cómo impactará? Principalmente, al trabajar con precios en dólares se les encarecerá, al menos, 50% los costos de esos artículos traídos del exterior. Aunque el efecto no será igual para todas las pequeñas y medianas firmas.

¿Por qué? Porque, por ejemplo, si una empresa fabrica pantalones y del valor total de su producto sólo un tercio (33%) representa a los componentes importados, el incremento del 50% del dólar sólo debería trasladarse a esa parte de la confección del producto, no al total del valor del mismo.

En síntesis, en ese caso, y si el empresario no pretende o no puede resignar rentabilidad, el precio del pantalón para los comerciantes no se debería aumentar un 50%, sino un 16,7% (50 dividido 3).

Distinto es el caso de los importadores puros, por ejemplo, de productos finales.

Allí el costo de su objeto se le incrementará en su integridad un 50%, y dependerá del tipo de ganancia que posea para ver si traslada todo o una parte.

En definitiva, que el dólar aumente alrededor del 50% en pocos meses (el mayor incremento ocurrió desde el 25 de abril a principios de julio), no implica que todas las pymes deban subir los precios de forma "precautoria".

Claro, esto sin contar la incidencia de los incrementos en los servicios públicos, combustibles e impuestos. El impacto de estos ítems si dependerán de cada rubro y negocio particular.

Es decir, lo mismo ocurre con el traslado de la elevada inflación, no es lo mismo ser un comerciante autónomo y propietario de un local que vende un servicio (ejemplo, peluquería), a uno que paga un alquiler, posee 5 empleados y revende productos de terceros, cuyo margen es menor.

Como conclusión, pese a la incidencia de las medidas oficiales, los empresarios chicos, medianos y grandes también deben ser responsables para que los costos no se sigan incrementando en forma de espiralizada, y no terminemos repitiendo experiencias anteriores que llevaron al país a situaciones extremas.-





Artículo generado por Negocios y Pymes. Derechos Reservados citando fuente